“En Eirís nadie pidió que se explicara nada, hacía tiempo que no veía tanta obcecación”